Los cuidados paliativos son la atención activa total del cuerpo, la mente y el espíritu de la persona, incluyendo también el apoyo a la familia. Comienza cuando se diagnostica una enfermedad amenazante para la vida y se la considera como tratamiento del dolor.

El objetivo es trabajar sobre casos de embarazos adolescentes no planificados, promoción para el uso de métodos anticonceptivos, asesoría de salud integral en escuelas, entre otros temas.