Mediante una encuesta que se realizará casa por casa, con la ayuda de agentes sanitarios, se evaluarán aspectos biológicos, psicológicos y culturales de los niños y embarazadas de la provincia, para luego con los resultados, buscar mejorar la calidad de los servicios destinados a la primera infancia.