Hablemos de dengue en invierno

A pesar de que las temperaturas comenzaron a descender, es vital no bajar la guardia y no abandonar los hábitos de prevención dentro de casa. La población de mosquitos queda en estas épocas reducida a los huevos que sí soportan el frío y que por lo general resisten pegados en las paredes de los recipientes.

Por Cristian Bizzotto, Técnico en Laboratorio a cargo del Área de Artrópodos y Animales Ponzoñosos perteneciente a la Dirección de Epidemiología y Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud

Por este motivo y en el contexto de la pandemia de Covid19 que nos obliga a permanecer en nuestras casas, es una excelente oportunidad para ejercer las medidas de PREVENCIÓN más fáciles y más efectivas para disminuir las poblaciones de mosquitos Aedes aegypti, que es “la búsqueda y eliminación todos los recipientes que contengan agua y que puedan servirles de criaderos”. Hay que recordar que si bien las bajas temperaturas afectan directamente a larvas y adultos del mosquito, los huevos que han quedado pegados en las paredes internas de recipientes, resisten el frío y la desecación durante un año, por lo que todos los huevos que persistan en estos criaderos serán los primeros en emerger cuando comiencen los primeros calores, reiniciando el ciclo. La buena noticia es que en este estadío los mosquitos (en forma de “huevos”) no pueden dispersarse, es decir escaparse. Con estas acciones reduciremos la cantidad de mosquitos para la próxima temporada.

Entonces continuar el “descacharrado” en invierno es sumamente importante.

Recordemos que los criaderos de Aedes aegypti son todos aquellos recipientes que puedan colectar agua, que este mosquito es estrictamente urbano, domiciliario y peridomiciliario.

No vamos a encontrar Aedes en charcos de agua, en ríos, en lagunas, en espacios silvestres, en piletas de grandes dimensiones.

Sí lo hallaremos en piletas de lona o plástico que ya no usamos y quedaron abandonas en algún lugar del fondo o del patio, en tachos para colectar agua para riego, en botellas destapadas a la intemperie, recipientes de pvc, portamacetas, floreros con agua, canaletas tapadas, desagües pluviales, resumideros, bebederos de mascotas, cubiertas de vehículos, latas de pintura vacías, tanques sin tapa, etc, etc.

Recordar simples acciones como son: TAPAR, DAR VUELTA, VACIAR y CEPILLAR  además, las paredes internas de estos recipientes para despegar los huevos que están pegados en los mismos. Todo el contenido líquido de estos recipientes NO debe ser tirado en canaletas, pluviales, inodoros o resumideros ya que esos lugares también contienen agua y el ciclo continuará.

Todo este contenido debe ser eliminado en la tierra, o en lugares donde se favorezca la desecación.

Si logramos realizar esta tarea, no solo en nuestras casas, si nuestro vecino y el otro realizan las mismas tareas, daremos un golpe mortal al mosquito.

Por último, tratemos de llevar estas acciones en forma conjunta con nuestros vecinos para que todos las realicemos en forma habitual y constante. En este sentido la SOLIDARIDAD, COMPROMISO COMUNITARIO y el TRABAJO EN CONJUNTO se verá reflejado en una mejor calidad de vida a partir de la PREVENCIÓN en SALUD y un ordenamiento de nuestro MEDIO AMBIENTE.

Releated

Trabajo Social- Genero y Diversidad!

En la Argentina el nuevo escenario nos encuentra inmersos en una complejidad, estamos transitando un momento sin dudas vertiginoso, el  mundo está afectado por una pandemia ocasionada por  el  virus del covid- 19. Esto sin dudas genera alteración en todos los órdenes de la vida de los sujetos, incluyéndonos como profesionales activos e involucrados desde […]