Promueven acciones para fortalecer la atención en salud y la calidad de vida de adultos mayores

Con la presencia de la ministra de salud, Judit Díaz Bazán, y la referente del programa de Envejecimiento Activo y Saludable, licenciada Sandra Vega, se llevó adelante la presentación de resultados del instrumento de Valoración Gerontológica Integral aplicada en el Primer Nivel de Atención para Adultos Mayores, con la participación vía teleconferencia de la coordinadora del Programa Nacional de Envejecimiento Activo y Salud (ProNEAS), Dra. Claudia Jaroslavsky, y Adriana Risoli, trabajadora social y psicóloga.

El propósito es ampliar y mejorar las políticas públicas sobre el envejecimiento en salud y promover estrategias que fomenten los cuidados integrales en la vejez. Para ello, se desarrolló un trabajo intersectorial con equipos de salud del primer nivel de atención, docentes y alumnos de Terapia Ocupacional de la Universidad Nacional de La Rioja, para la puesta en marcha de un instrumento de valoración gerontológica integral, que permitió identificar necesidades y déficits personales de los adultos mayores desde el punto de vista clínico, mental, funcional y social.

Durante la presentación, la Ministra destacó el fortalecimiento de los Centros de Salud en estas nuevas metodologías, “debemos ver qué factores de riesgo asociados a la vejez impactan en su estado de salud, intervenir y darle un valor al adulto mayor, que muchas veces pierde sus derechos, a una familia, a salud o una vivienda digna”. Además agregó, “estamos en este camino de generar proyectos para integrarlos, garantizarles salud, espacios de recreación, culturales y promover la inclusión, es un trabajo y un deber de todos”.

Por su parte, la referente del programa de Envejecimiento Activo y Saludable, licenciada Sandra Vega, resaltó el trabajo territorial de los equipos del primer nivel de atención para la identificación de las personas mayores frágiles del área programática, alumnos y docentes de terapia ocupacional, acompañados de los agentes sanitarios que  visitaron a los adultos mayores en sus viviendas, para realizar la valoración de la capacidad funcional. “Somos sensibles ante las necesidades que ellos tienen. Debemos cambiar la mirada, siempre consideramos la parte biológica, pero este instrumento que propiciamos y las acciones que llevamos adelante, permitió un enfoque integral para prevenir y retardar la dependencia y expandir al máximo el potencial de vida de las personas mayores”.

Por último, se presentó como propuesta de intervención el diseño y construcción de una herramienta digital sobre la situación de salud de las personas mayores,  que tendrá como objetivo mejorar el conocimiento de la atención de salud de personas mayores frágiles, incluida la valoración funcional,  para ejecutar y evaluar actividades que mejoren la salud de las personas mayores.