Utilizaron un respirador portátil, para sacarlo de la terapia, y que pueda reencontrarse con sus hermanos

🏥Hospital Vera Barros/ #TerapiaHumanizada/

Una historia que conmueve no tan solo a los padres de Ivan, un joven oriundo de Chepes que con apenas 16 años en febrero del 2018, sufrió un accidente automovilístico en La Plata junto a su familia, sino que también, emociona a todo un equipo interdisciplinario de la Unidad de Terapia Intensiva que se propuso un desafío, lograr movilizar al paciente, para que vuelva a ver a sus hermanos.

“Utilizamos un respirador portátil de la UTI, adaptamos la silla de rueda y entre todos trabajamos para darle al paciente, la oportunidad de que pueda salir de la terapia intensiva, y estar en contacto con los hermanos más pequeños, que no se veían desde el accidente” expresó la Jefa de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI), Claudia Salguero quien además sostuvo “para todo el equipo, fue una gran satisfacción lograr este objetivo”.

Luego del accidente, Ivan estuvo internado a más de 1.200 kilómetros durante 8 meses, en un hospital de La Plata provincia de Buenos Aires, lejos de su hogar, sus amigos, sus hermanos, su familia. El Ministerio de Salud a través de la Dirección de Gestión y Acción Sanitaria, pudo concretar con éxito la derivación del paciente a la ciudad de La Rioja.

Actualmente el joven se encuentra estable internado desde hace más de 35 días en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Vera Barros. La encargada del área críticos crónicos de la UTI, Dra. Claudia Fernández explicó que el diagnóstico es una “lesión medular severa por un accidente en la vía pública, se trata de un joven de 16 años que esta cuadripléjico”.

La interrelación con la familia, una terapia humanizada, con alimentación adaptada, movilización y reinserción social, son los pilares fundamentales que maneja el equipo interdisciplinario de la UTI para cualquier paciente que deben cuidar.

El papá de Ivan, el Sr. Marcelo Artaza comentó como era su hijo antes del siniestro y agradeció a los profesionales, por el acompañamiento permanente a su familia. “Mi hijo era muy activo, jugaba a la pelota, se levantaba a las 6 de la mañana para ir a trotar. Es difícil aceptar su diagnóstico, pero no por eso voy a dejar de ver el avance que tuvo él en el hospital público de La Rioja, el hecho de que pueda salir y reencontrarse con sus hermanos que hace mucho no lo veía, emociona, por eso y por todo agradezco a los médicos y licenciados que cuidan a mi niño”.

De esta forma se pone en valor, el nivel de optimismo que diariamente le brindan los profesionales riojanos del hospital Vera Barros, y animan a la familia para seguir luchando por el bienestar de Ivan.

En esta oportunidad, el equipo de la Unidad de Terapia Intensiva brindó una razón más para celebrar la vida, festejaron el cumpleaños número 17 de Ivan junto a su familia.

Con respecto al trabajo de kinesiólogos, ellos comparte con los médicos de guardia las 24 horas del día, lo cual les da la oportunidad de hacer un trabajo minucioso con los pacientes. “Los resultados que se logra trabajando de este modo, son muy efectivos, cuyo principal objetivo es mejorar la calidad de atención al paciente” según expresó la licenciada, Evangelina Pereyra coordinadora del área de kinesioterapia crítica.

Seguimos trabajando por #MásYMejorSalud